Inicio > Acceso Mayores > La Universidad para mayores crea menor ansiedad

La Universidad para mayores crea menor ansiedad

María del Carmen Pérez Fuentes, subdirectora del Programa Universitario de Mayores de la Universidad de Almería en Roquetas de Mar, acaba de presentar su tesis doctoral bajo el título: “Análisis de los beneficios del Programa Universitario para Mayores; variables psicológicas y de salud“.

En esta investigación se examinó, por un lado a las personas mayores de 55 años que no asistían al programa de la Universidad de Mayores y, por otro lado, las que sí asistían. Los alumnos del programa de Universidad de Mayores presentan menos problemas de carácter psicológico, como por ejemplo, menor ansiedad y depresión, que los que no asisten a dicho programa.

Los datos más importantes corresponden a las puntaciones obtenidas en los ítems de amabilidad y optimismo disposicional, el cual hace referencia a la creencia de que el futuro depara más éxitos que fracasos. Por el contrario, el único aspecto que obtuvo una puntuación no esperada se corresponde con el cuestionario de memoria cotidiana, donde las diferencias entre ambas muestras poblacionales no resultaron significativas.

La posible explicación que Pérez Fuentes da a este hecho, es que las personas que asisten al programa de mayores son más conscientes de las pérdidas de memoria que sufren, ya que pueden percatarse de estas deficiencias cuando el profesor hace referencia a conceptos o situaciones ya explicados y que ellos no consiguen recordar.

Envejecimiento activo

En esta investigación se examinó, por un lado y de forma transversal, las personas mayores de 55 años que no asistían al programa de la Universidad de Mayores y, por otro lado, las que sí asistían. El fin último consistió en comparar estos dos grupos, a nivel psicológico y de salud, para identificar cómo influye la asistencia a la Universidad de Mayores en la calidad de vida, el bienestar psicológico, la memoria y el estado físico. Dicha investigación sienta las bases sobre una materia prácticamente desconocida hasta la fecha. Y es que, según Pérez Fuentes: “actualmente es cuando se está comenzando a detectar su necesidad e importancia, así como, su contribución al envejecimiento activo como herramienta preventiva”.

Para llegar a estas conclusiones, los expertos comenzaron trabajando con un cuestionario inicial basado en datos sociodemográficos −nivel cultural, edad, género y estado civil, entre otros− y el test del reloj, que descarta de la población de estudio aquellas personas que presenten alguna discapacidad o trastorno mental. Asimismo, para evitar errores, se empleó un test de memoria cotidiana y orientación vital, el cuál versa sobre la memoria propiamente dicha y la evaluación del optimismo y la disposición de las personas. Por último, se analizaron los síntomas somáticos a nivel psicológico, mediante un cuestionario basado en cuatro subescalas: ansiedad, insomnio, depresión y disfunción social.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: